Lino Edgardo Ríos, corrupta sanguijuela en COMUN

imagen-cqayevvvyaazeel-deb.jpg_509606344

Se le “encaramó” al alcalde Álvaro Ruelas y realiza millonarios negocios con obras de pavimentación

Durante la administración pasada que encabezó el ex alcalde Arturo Duarte García, un personaje siniestro favorecido por amiguismo o compadrazgo “con el jefe”, se convirtió, primero, en director de la Comisión Municipal de Desarrollo de Centros Poblados (COMUN) y, casi al final, en director de Obras Públicas.
Fueron dos posiciones privilegiadas que ocupó Lino Edgardo Ríos Montoya, y que no desaprovechó ya que realizó millonarios negocios inflando desmesuradamente el costo de las obras que se realizaban, a veces hasta el doble de su valor normal.
Ahora, después de varios meses de estar “en la banca”, vuelve a COMUN, donde prácticamente ha convertido en humo la figura del titular, Manrique Nielsen Castro.
Dicen los que saben que tras “la suerte” de Lino está la figura del ex presidente municipal, Duarte García, y que posiblemente habría influído para que nuevamente se le incluyera en la nómina de la comuna ahomense.
De esta forma, se le metió “hasta la cocina” a Ruelas Echave, amparado en la sombra de Duarte, quien cabe señalar durante su período benefició a gran cantidad de amigos, compadres y demás, a todos los que convirtió en cómplices de pillerías sin fin.
Nuevamente incrustado en COMUN, Ríos Montoya prácticamente “le comió el mandado” a Manrique Nielsen, y se ha convertido en el poder tras el trono.
En el pasado, se operó una red de constructoras “fantasmas”, que por medio de la adjudicación directa, amañada, ilícita o triangulada, obtuvieron la casi totalidad de los contratos de obra pública del ayuntamiento.
Por ese motivo, hubo momentos en que parecía que la CMIC iba a estallar, al igual que colegios de ingenieros y arquitectos, sobre todo aquellos que no fueron privilegiados con la asignación de contratos de obra.
Lino manejaba COMUN como si de un negocio propio se tratara.
Hoy, se la ponen de nuevo en bandeja de plata, para que vuelva a las andadas.

FacebookTwitterGoogle+